“Los ancianos son un don de Dios”: Mons. Elkin Álvarez

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría (ACGG) realizó en Barranquilla el ‘XIII Congreso Colombiano e Iberoamericano de Gerontología y Geriatría: Rompiendo barreras para una atención integral centrada en la persona mayor’, del 17 al 19 de mayo con la participación de invitados internacionales.

Entre los temas a tratar estuvo el envejecimiento exitoso, la nutrición en la vejez, sexualidad y vejez, programas de subsidio a las personas mayores vulnerables, vacunas en la persona mayor, literatura y vejez, deterioro cognoscitivo en Colombia, vejez y derechos humanos, entre otros.

Monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, Secretario General del Episcopado Colombiano, estuvo presente en el evento académico en representación de la Iglesia colombiana como ponente invitados, iluminó su ponencia desde la dimensión espiritual hacia la atención al adulto mayor.

Durante su intervención, el prelado expuso que la Iglesia se siente comprometida a procurar la atención humana integral de todas las personas mayores, ayudándolas a vivir el seguimiento de Cristo.

“Los ancianos son un don de Dios, su aporte y riqueza de vida son de mucha ganancia para la comunidad, pues nadie conoce mejor que ellos los problemas y la sensibilidad de esa fase de la vida humana”, resaltó monseñor Álvarez.

Enfatizó sobre el Impacto de atención espiritual en la salud de las personas adultas mayores. La atención y asistencia a las personas adultas mayores no autosuficientes, o a los que por debilitamiento han perdido las propias facultades mentales, es también una atención espiritual a través de los signos mediadores de la oración y de la cercanía en la fe.

Por último, expuso las Claves para la atención de los adultos mayores.

1. No al estereotipo de la decadencia y a la cultura del descarte
2. Se trata de un grupo humano heterogéneo; no todos viven la ancianidad de igual manera.
3. Hay que encontrar el sentido de la edad y la riqueza de la ancianidad.
4. La “madurez” es entender lo que es verdaderamente importante.
5. El “respeto a las canas” es una obra de humanidad.
6. Los adultos mayores nos abren la posibilidad de conectarnos con la historia.
7. Es necesario pensar en procesos más que en acciones.
8. Es muy importante el paso a la “Reconciliación”.

Al finalizar agradeció a los asistentes que tienen al cuidado algún adulto mayor en ancianidad, por su dedicación y voluntad e invitó a que conocieran el Manual para el Cuidado de los Adultos Mayores y un instructivo con actividades lúdicas que la Conferencia Episcopal de Colombia, desde esta dimensión pastoral, está promoviendo en procura de una mejor y más adecuada atención a la población de adultos mayores en el país.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *