Modelo Pastoral SINE

  1. ¿Qué entiende el SINE, por Nueva Evangelización?

El SINE entiende por Nueva Evangelización, el cumplimiento adecuado y oportuno del mandato de Jesucristo: “vayan por el mundo proclamando la Buena Noticia a toda la humanidad”. (Mc 16, 15) y del mandato de la Iglesia: “Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y la vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella Existe para evangelizar, es decir para predicar y enseñar, ser canal del don de la gracia, reconciliar con a los pecadores con Dios., perpetuar el sacrificio de Cristo en la santa misa, memorial de su muerte y resurrección gloriosa” (EN 14) en las condiciones y con los elementos de los tiempos actuales.

  • ¿Cómo lograrla?

Para lograrla, el SINE presenta un diseño pastoral o Sistema, que lleva esencialmente a una profunda transformación de la parroquia, comprendiéndose aquí por parroquia a la estructura  fundamental para la pastoral de la iglesia;  lugar por excelencia, en comunión diocesana, donde se vive la vida cristiana y se cumple primariamente la misión de la iglesia; donde se construye el cuerpo eclesial al que los fieles se vinculan  vitalmente; animada y conducida por el pastor (párroco) con la participación activa de religiosos y laicos que colaboran junto con él, cumpliendo ahí cada uno su carisma propio, ocupando su lugar en el cuerpo de Cristo.

  • INTEGRIDAD

“Ninguna definición parcial y fragmentaria refleja la realidad rica, compleja y dinámica que comporta la Evangelización” (CT 45 y RM 37)

Se corre el riesgo de empobrecerla e incluso, de mutilarla. Al contrario, ella debe desplegar “toda su integridad” (RM 33) e incorporar sus intrínsecas bipolaridades.

  • Darles Todo

Todos los elementos básicos de la vida cristiana y todas las dimensiones de la misión de la Iglesia; participando de la misión misma de Jesús, como profeta sacerdote, pastor y rey. Dimensiones con integración y complementariedad reciproca en los cuatro ministerios fundamentales:

  1. Palabra: proceso evangelizador con todas sus etapas, comenzando con el cimiento Kerigmatico, continuando con una formación catequética programada y completa. El Kerigma lleva a formar cristianos adultos en la parroquia. Se forman para una vida nueva, verdadera, por la acción del Espíritu Santo en el corazón del que vive esta experiencia.

Para nacer de nuevo hay que nacer del Espíritu y no habrá vida si no es verdadera la aceptación de Cristo. El anuncio del Kerigma se da con el poder del Espíritu para posibilitar un pentecostés personal.

“También ustedes al escuchar el mensaje de la verdad, la buena noticia de la salvación creyó en él y fueron marcados con el sello del Espíritu Santo” (Ef. 1, 13)

You May Also Like

Unidad de Emergencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *